Este blog se creó, allá por Noviembre de 2010, con el propósito de comunicar la experiencia del juego 'Batallas de Poniente'.
Ahora, en su 2ª Época, tratará de diversos wargames o juegos de mesa que requieran de un TABLERO DE BATALLA entre oponentes.
Este blog se realiza y actualiza de forma altruista y sin ánimo de lucro. Todos los nombres e imágenes que aparezcan en él previamente publicados y con derechos de autor se emplean con el único fin de narrar la experiencia relacionada con los juegos mencionados así como para ambientar el relato de lo ocurrido en esas partidas.




15 may. 2013

ESTACIÓN 7_ ESTACIÓN CRUCIAL.

El roce del cáñamo finamente trenzado entre sus dedos le provoca placer y una inquietud propia de quien se juega un dragón de oro.

Hace unas semanas que un hombre robusto embozado en una capa verde, acompañado de cinco soldados, se presentó en su choza. Al principio creyó que lo apresarían, pues hace una Estación, que había participado en la Batalla del Río Mánder como arquero en las tropas leales a la Casa Lannister. Aunque consiguió escapar de allí con vida y regrasar sano y salvo a su aldea, no tiene muy claro qué ocurrirá cuando acabe la Guerra. Pero no, aquellos no eran soldados enemigos, o por lo menos, no fue capaz de distinguir emblema o color alguno que los identificara como Stark o Baratheon, y lo que ocurrió, después de todo, fue un golpe de suerte; bueno, eso pensaba antes de pasar las noches a la intemperie que está pasando, sin apenas dormir. El hombre robusto y embozado le propuso un trabajo que podría sacarle de los apuros en los que se encontraba su paupérrima economía.

Hood Harringan, más conocido entre los suyos como Ojopincho, un tipo popular en su comarca por su infalibilidad disparando con el arco, escuchó la propuesta y aceptó: recibiría un dragón de oro por cada uno de los mensajes que consiguiera en los cuervos que abatiera y que tuviesen como destino las torres de la fortaleza 'Tablero de Batalla' o que saliesen de las murallas que gobernaba Lord Quill, señor de la plaza.

Así que allí está, apostado en la linde de un pequeño bosque cercano a la fortaleza, esperando que su suerte cambie a mejor. Las flechas clavadas en tierra y el arco cogido entre las manos. Si come un bocado de carne seca y pan mohoso, lo hace sin perder de vista las almenas. Durante la noche en los días con luna, cambia su posición hasta aprovecharse al máximo de la luz y poder así distinguir alguna pequeña mota negra contra el cielo oscuro. La fatiga a veces le vence y caen los párpados y le resbala el arco de las manos, por lo que, acto seguido, despierta sobresaltado escrutando el cielo. Posiblemente algún cuervo se le haya escabullido, pocos, eso sí, pero no está preocupado por eso, sino por ser certero cuando se le presente uno a su alcance.

Su suerte por fin cambierá. Es el atardecer. El cáñamo entre los dedos a máxima tensión, el giro de su cuerpo siguiendo la trayectoria del ave bruna contra el cielo rojo, la falta de respiración antes de lanzar la saeta, y el mundo conocido, y el desconocido también, que se detiene cuando la flecha rasga el cielo impactando en su objetivo: su dragón de oro.

La flecha, en su certero, pero no menos imprevisible recorrido tras el impacto, ha partido la pata del cuervo donde iba atado el mensaje, de tal forma que ha agujereado el pergamino enrollado y ha penetrado en el buche del animal saliéndole por el cuello. Un flechazo letal. El pergamino presenta un agujero de flecha allí donde iba lacrado, por lo que su discreción ha sido pulverizada.

Tras siete Estaciones en las que Poniente ha sido arrasado por la guerra, donde pactos, traiciones y batallas lo han sacudido, parece que se atisba el fin del llamado Trío de Poder. Escrito en letra negra con espesa tinta, se puede leer:

A la atención del Lord Comandante de la Guardia de la Noche.

Estimado Lord Mormont.

La tristeza por el infortunio de una guerra, por la destrucción y la pérdida irreparable que acarrea, se confunde con la alegría del final de la misma.

Los ejércitos Baratheon y Stark se han encontrado por partida doble en lugares opuestos de nuestra geografía. Un choque ha tenido lugar en pleno Camino Dorado al Norte de Refugio de Plata; el otro al norte de Desembarco del Rey, entre la Bahía del Aguasnegras y la Bahía de los Cangrejos. 

Salvo, algún movimiento táctico en el último momento, las dos batallas podrían determinar el fin de esta guerra, por lo que más pronto que tarde sabremos quién se sentará en el Trono de Hierro. 

De producirse, le daré cumplida cuenta del resultado de ambas batallas.

Hasta entonces, le deseo lo mejor.

Lord Quill, Señor de Tablero de Batalla.

Ojo pincho, enrolla el papel con sumo cuidado. Todos esos garabatos son ininteligibles para él; nadie le enseñó a leer y nadie le enseñará. La única cosa que sabe hacer mejor que nadie es disparar con un arco. Un dragón de oro así lo atestiguará.


MUY ATENTOS A ESTA ESTACIÓN QUE SE PRESENTA, A PRIORI, APASIONANTE... PERO MIRA QUE MOLA ESTE JUEGO, JOER.

UN SALUDETE A TODOS :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario