Este blog se creó, allá por Noviembre de 2010, con el propósito de comunicar la experiencia del juego 'Batallas de Poniente'.
Ahora, en su 2ª Época, tratará de diversos wargames o juegos de mesa que requieran de un TABLERO DE BATALLA entre oponentes.
Este blog se realiza y actualiza de forma altruista y sin ánimo de lucro. Todos los nombres e imágenes que aparezcan en él previamente publicados y con derechos de autor se emplean con el único fin de narrar la experiencia relacionada con los juegos mencionados así como para ambientar el relato de lo ocurrido en esas partidas.




13 nov. 2010

RESCATE EN LAS TIERRAS DE LOS RÍOS

Allí estábamos nuevamente, con un viento de mil demonios que enrollaba los estandartes en los mástiles y hacía difícil mantener la vista al frente. Lo cierto es que nadie, ni el mismísimo satanás con su infernal viento, iba a parar la carnicería que se preparaba.
Posición de tropas tras los primeros movimientos Lannister
Entre las cabezas de mis compañeros veía a las tropas enemigas hacer sus últimos movimientos para tomar posiciones. Los Lannister, se encontraban de un lado del río y, los lobos, al mando del joven Señor Robb Stark, en el otro.
Tropas Stark comandadas por 'El joven lobo' en el margen del río.
 El joven Señor volvió el rostro hacia nosotros. Sus ojos, a través del yelmo, parecían dos brasas encendidas como las de su fiel lobo huargo.  En ese momento bramó ¡Arqueros....a mi orden! y un momento después bajó su espada con fuerza haciendo que el caballo se encabritara y girara sobre sí mismo. Lanzamos nuestras flechas y el viento desbarató el disparo.
Las tropas Lannister han conseguido hacer una línea defensiva... aunque en una estrategia inadecuada para este escenario
Ni una flecha impactó en la infantería pesada Lannister que avanzaba dispuesta a cruzar el puente. Nuestra inexperiencia nos jugó una treta: ninguno de nosotros calculó la dirección adecuada que contrarrestase la desviación que el viento produciría en nuestro lanzamiento. Al fin y al cabo, portábamos estandarte verde. El joven Señor nos dijo que si errábamos de nuevo el disparo, nos haría meter el arco por el culo hasta que nos saliera por la boca.
Vista cenital del Campo de Batalla
Más abajo, al otro lado del río, las tropas del Señor Rickard Karstark quedaron desconcertadas cuando Kevan Lannister, Capitán Leal al frente de 5 unidades de Guardia Lannisport, indicaba un repliegue de sus unidades más avanzadas hasta quedar fuera del alcance de los perros que guiaban los nuestros. Los maestros de perreras Stark avanzaron, al igual que la temible unidad de Huestes de Guerra del Norte con estandarte rojo, intentando que el espacio que había abierto Kevan Lannister con su repliegue, se redujera. Ambas fuerzas se equivocaron en sus planes de batalla, pues adoptaron estrategias defensivas, pensando en perder el número menor de hombres. Y no hubo muchas bajas. Si acaso nuestras fuerzas sufrieron el mayor castigo en las márgenes del río.
Al acabar la batalla habíamos conseguido controlar dos de los tres vados, sin que la diferencia de tropas en uno y otro ejército fuese notable. Una vez más conseguíamos la victoria. El Señor Robb cabalgó hasta la colina y allí alzando la espada hizo que su montura se pusiera a dos patas. En el atardecer su figura oscura se recortó en el cielo rojo. Me pareció la figura de un Rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario